Repartiendo las Tareas

El hecho de realizar las tareas domésticas le enseñará a su hijo/a a ser autosuficiente y limpio/a. Ésta es la razón por la cual es sumamente importante evitar experimentar sentimientos de culpabilidad a medida que vaya guiando y educando a su hijo/a en estos menesteres. Cuando le asigne alguna tarea a su hijo/a, debería tener en mente que de esta manera está ayudándolo/a al igual que él/ella la estará ayudando a usted. Su actitud será su herramienta más potente para mantenerla tranquila y sin necesidad de quejarse. Si se siente bien al aceptar su ayuda, su hijo/a también se sentirá feliz por haberle brindado su ayuda.

Y, ¿por qué no debería ayudarla?. También es su hogar, por lo cual debería sentirse preocupado por su propio interés y por el hecho de mantener las cosas en orden. El truco es no sobrecargar a su hijo/a con demasiadas tareas domésticas y asignarle tareas que sean apropiadas para su edad.

Grandes tareas para pequeños niños.
Para un niño pequeño, ésto podría ser colocar papeles higiénicos en el baño, pero para que puedan divertirse un rato, debería darles una esponja y un poco de agua jabonosa tibia (no caliente, recordando que el detergente para vajillas es seguro), junto con trapos para que puedan secar los implementos que hayan lavado. Déjelos realizar tareas domésticas y limpiar las alacenas bajas de la cocina, y de esta manera usted nunca tendrá que inclinarse y forzar su espalda. Muéstreles como utilizar la esponja en sentido circular. Es así que debería colocarles ropa seca una vez que hayan finalizado su tarea; pero también debería recordar que a pesar del trabajo realizado habrán pasado un momento divertido y se sentirán felices por haberla ayudado.

Aunque sean demasiado jóvenes, ésto será de gran utilidad, ya que en el futuro serán capaces de realizar las tareas domésticas en sus propios departamentos. Otra tarea ideal para los pequeños es acomodar las medias recién lavadas. Todas estas tareas serán realizadas con sumo placer.

Y para los niños de más edad…
A medida que vayan creciendo, los niños podrán barrer, limpiar el polvo, y lavar los pisos. Y, por supuesto, podrían hacer sus camas y colocar su ropa sucia en el cesto de la lavandería en lugar de tirarla en el piso.

A veces, sería una excelente idea que realizaran una reunión familiar para poder discutir quién llevará a cabo cada tarea cada semana. Hable con sus hijos acerca de la importancia de realizar trabajo en equipo. Tome notas de lo que hayan hablado en la reunión, enséñeles a sus hijos a ser responsables y asígnele a alguno de ellos la tarea de elaborar un gráfico para repartir las tareas domésticas de cada semana.

( Comentarios)
Iniciar or Registrese su comentario.

Envie su comentario

Iniciar o Registrese su comentario.

Advertisement