La Dieta y la Fertilidad

La fertilidad y la dieta son dos factores que van de la mano. Existen ciertos alimentos que podrían contribuir a mejorar las probabilidades de que una mujer pudiera quedar embarazada, mientras que otros alimentos podrían disminuir las probabilidades de concebir un bebé.

Las Dietas Saludables: Alimentos que Debería Comer
El hecho de consumir una dieta apropiada es clave cuando está tratando de concebir. Los alimentos deberían ser saludables y balanceados, y la dieta debería contener alimentos provenientes de todos los grupos alimenticios.

Los alimentos orgánicos, la harina integral, las frutas y los vegetales también podrían contribuir a incrementar las probabilidades de que una mujer quedara embarazada. Estos alimentos contienen innumerables vitaminas y minerales, los cuales son claves para lograr la concepción y el apropiado desarrollo fetal.

Las fuentes de proteínas, tales como: la carne y las aves de corral, la ayudarán a mantener el hierro a niveles saludables. Bajos niveles de hierro al comienzo del embarazo incrementarán el riesgo de desarrollar anemia postparto, la cual podría reducir la energía de la reciente mamá. Se ha descubierto que la anemia postparto afecta al 27% de las mujeres.

Las dietas vegetarianas son usualmente saludables, pero los suplementos de hierro -con frecuencia- son necesarios para evitar desarrollar anemia cuando una dieta carece de fuentes apropiadas de hierro y de productos lácteos. El calcio y los suplementos de vitamina B12 también son sumamente recomendables.

A pesar de que muchas mujeres desconfían del pescado, debido a que el mismo contiene mercurio, usted debería tratar de comer los tipos de pescado que contengan bajos niveles de mercurio. Este alimento es una excelente fuente de ácidos grados omega-3 , los cuales se encargan de mejorar tanto la fertilidad como la salud cardíaca. El mercurio es tóxico para el feto y permanece en el torrente sanguíneo de la mujer embarazada por más de un año. Entre los pescados que contienen altos niveles de mercurio se pueden incluir: el atún, el tiburón, el pez espada congelado y el pescado conocido con el nombre de pez aguja blanca. Entre los pescados que contienen bajos niveles de mercurio se pueden incluir: el salmón, la platija, la trucha, el abadejo, la tilapia, y el atún al gua cortado en trozos y enlatado (no el atún albacore). Los expertos afirman que es seguro para las mujeres consumir hasta 12 onzas de cualquier pescado que contenga bajos niveles de mercurio por semana.

Si aún así hubiera mujeres que sintieran temor de comer pescado, o si las mismas fueran vegetarianas, las semillas de lino serán otra muy buena fuente de omega-3. En la actualidad, se está agregando omega-3 extra a diversos alimentos, entre los que se incuyen: el yogúr y los panes.

El hecho de elegir panes elaborados con granos integrales la ayudará a asegurarse de que está consumiendo la suficiente cantidad de fibras. Los granos integrales también contienen nutrientes que contribuyen a estimular la salud integral de su organismo.

Asegúrese de consumir la suficiente cantidad de calcio. Los productos lácteos, tales como: la leche, el yogúr y el queso son muy buenas fuentes de este mineral -no obstante- estos alimentos contienen grasas saturadas, las cuales sólo deberían ser consumidas con moderación. Muchos vegetales, tales como: el brócoli, la col rizada y las naranjas también son buenas fuentes de calcio, al igual que los productos lácteos. Los pescados, tales como: las sardinas y el salmón también son excelentes fuentes naturales de calcio.

Los vegetales, tales como: los guisantes, el brócoli y las calabazas también son realmente importantes fuentes de fibras, vitaminas y minerales. Cuando tenga que elegir alguna fruta o un vegetal, trate de buscar los de tonalidades más brillantes; cuánto más brillante sea el color, más nutrientes contendrá el alimento en cuestión. Los arándanos, la col rizada y los pimientos rojos son especialmente saludables. Los antioxidantes contenidos en estos alimentos también contribuyen a contrarrestar los efectos negativos que tanto la polución como el sol provocan en nuestro organismo.

Las naranjas y los limones son muy buenas opciones, ya que los mismos contienen ácido fólico, el cual se encarga de estimular el desarrollo de las hormonas sexuales femeninas; al mismo tiempo que reduce el riesgo de que los bebés padezcan espina bífida.

Consumir multivitaminas de alta calidad es una excelente manera de asegurarse de que su dieta contiene la cantidad suficiente de nutrientes. Las vitaminas contienen zinc, ácido fólico y vitaminas del complejo B, cruciales para gozar de un buen estado de salud. El zinc contribuye en la división celular que se lleva a cabo durante el proceso de desarrollo del feto, mientras que la carencia de zinc podría disminuir la producción de óvulos saludables previos al momento de la concepción. El zinc es el único mineral que ha demostrado contundentemente lograr un incremento de las tasas de fertilidad. La vitamina B6 es rica en ácido fólico, mientras que la vitamina B12 ayuda a absorberlo. También será muy importante consumir un suplemento que contenga ácidos grasos esenciales.

Otra cuestión muy importante que tendría que tener en cuenta es la ingesta de grandes cantidades de líquido, siempre que estuviera tratando de concebir. Con el propósito de mantenerse apropiadamente hidratada, toda mujer que estuviera tratando de quedar embarazada debería duplicar su ingesta de líquidos, hasta llegar a -por lo menos- 6 u 8 vasos de agua o de jugos de fruta naturales (que no contengan agregados de azúcar) por día.

Las Dietas Poco Saludables: Alimentos que Debería Evitar
Los alimentos que contienen conservantes u otras substancias químicas, tales como: endulzantes artificiales deberían ser evitados, ya que los mismos afectarán los niveles de azúcar en sangre y el balance hormonal. Por otro lado, los alimentos con alto contenido de grasas tampoco deberían ser consumidos.

Las bebidas gaseosas dietéticas deberían ser evitadas, ya que las mismas contienen aspartamo. La cafeína también debería ser limitada, especialmente si tuviera dificultades para concebir, o mientras se estuviera sometiendo a una FIV. La cafeína contrae los vasos sanguíneos, lo cual reduce el flujo de sangre que se dirige hacia el útero y evita que los óvulos se adhieran a las paredes uterinas.

Los carbohidratos refinados, tales como: los panes blancos, la pasta y el arroz deberían ser limitados. Estos alimentos carecen de nutrientes, tales como: hierro y vitaminas del complejo B, los cuales son importantes para proporcionar una base rica en nutrientes que podrá ser utilizada por el futuro feto. Los panes de masa fermentada de centeno y de harina integral son muy buenas opciones.

El hecho de consumir granos integrales es particularmente importante si usted tuviera síndrome de ovario poliquístico (SOP), siendo éste un desequilibrio hormonal que provoca aumento de los niveles de insulina. El SOP podría traer como consecuencia ovulación irregular, lo cual dificultaría enormemente la concepción.

No se recomienda el consumo de grandes cantidades de carne. La carne eleva los niveles de amoníaco presentes en el organismo, los cuales podrían inhibir la implantación de los óvulos en el útero.

Por otra parte, también es sumamente recomendable que evite beber alcohol, consumir drogas ilícitas y fumar cuando esté tratando de concebir un bebé. Beber más de dos bebidas alcohólicas por semana podría incrementar los niveles de prolactina, siendo ésta la hormona que regula la producción de leche y que reduce las probabilidades de quedar embarazada cuando se está amamantando a un bebé.

Las semillas de Soja: ¿Beneficiosas o Perjudiciales?
No se recomienda consumir semillas de soja mientras se está tratando de concebir un bebé. Ésto se debe a que las mismas contienen un componente similar al estrógeno. Este falso estrógeno podría incrementar la duración de sus ciclos menstruales; es por ello que varios investigadores han descubierto que si consumiera 60 mgs. de soja por día podría extender el ciclo menstrual hasta 2.5 días adicionales; disminuyendo -por ende- su fertilidad. La soja también disminuye los niveles de dos hormonas necesarias para la ovulación: la hormona luteinizante (HL), y la hormona folículo estimulante (FSH, por sus siglas en Inglés).

La Fertilidad Masculina
Dado que el hecho de consumir grandes cantidades de carne produce amoníaco, ésto podría afectar la actividad espermática. El esperma sobrevive y actúa mejor en medios alcalinos.

El zinc también es muy importante para la fertilidad masculina, ya que el mismo ayuda a mejorar la producción de espermatozoides y el metabolismo de testosterona. La soja no es recomendable ya que contiene fitatos; los cuales afectan la absorción de zinc e interrumpen estos procesos. Se ha demostrado que la soja reduce el deseo sexual masculino. ¡Tradicionalmente, los monjes Budistas comían tofu o queso de soja para disminuir su libido!

( Comentarios)
Iniciar or Registrese su comentario.

Envie su comentario

Iniciar o Registrese su comentario.
  • Our physicians look forward to addressing your medical needs in person. To schedule an appointment or for more information about this practice as well as the programs and treatments they offer, please complete the form below. Be sure to include a valid telephone number and e-mail address so that one of our Patient Advocate may contact you directly.

  • We are unable to provide answers to medically related questions or other medical advice via e-mail.