Buscando Trabajo y Embarazada

Estar embarazada cuando está buscando trabajo probablemente no sea la mejor condición para realizar una búsqueda laboral. No obstante, suele suceder, y en la actualidad las leyes antidiscriminatorias han ayudado a numerosas mujeres a completar sus entrevistas laborales de manera exitosa y a aceptar puestos de trabajo cuando estaban cursando la etapa media de sus embarazos. Quizás no se sienta feliz ni cómoda en el puesto laboral que está ocupando actualmente, o ya haya enviado una aplicación para algún puesto de trabajo vacante antes de saber que estaba embarazada. Podría ser que hubiera surgido la mejor oportunidad para obtener un ascenso y avanzar en su carrera justo en el momento en el que se estaba preparando para ampliar su familia. ¡No se desanime por el simple hecho de que está embarazada!. En los Estados Unidos es ilegal que un empleador no le ofrezca trabajo porque está esperando un bebé (suponiendo que usted es la mejor candidata para ocupar ese puesto, por supuesto). De hecho, su entrevistador ni siquiera podrá preguntarle si está embarazada, casada o planificando ampliar su familia mientras le esté realizando la entrevista laboral. Cualquier entrevista debería estar centrada en sus capacidades y en las calificaciones inherentes al puesto en cuestión. ¡Es por ello que si tiene lo que se necesita para dicho puesto, vaya por él!.

Decirlo O No Decirlo...

No lo Diga - Pensemos que se ha postulado para un puesto de trabajo y le han ofrecido una entrevista laboral. Incluso antes de concurrir a la misma, deberá tomar algunas decisiones sumamente importantes. Si estuviera pasando por las primeras etapas de su embarazo, tendrá la opción de no divulgar su estado. No existe ningún tipo de obligación legal que le exija decirle a su entrevistador que está embarazada. Muchas mujeres deciden sólo revelar sus embarazos cuando se encuentran en una etapa en la cual pueden negociar los posibles términos del contrato, o después de haber recibido una propuesta laboral. Incluso después de que le hayan ofrecido trabajo o antes de aceptar el puesto en cuestión, aún no estaría obligada a decirle a su empleador que está esperando un bebé. Muchas mujeres hacen ésto porque aunque sus empleadores tienen prohibido preguntarles si están embarazadas o discriminarlas en caso de que descubran que están esperando un bebé; desafortunadamente ésto no significará que nunca podría pasar, incluso hoy en día. Es por ello que algunas de las mujeres que desean que la entrevista laboral se centre en sus habilidades profesionales y en su capacidad para llevar adelante el trabajo para el cual se están postulando, y no en su situación familiar privada; deciden no decir nada acerca de sus embarazos durante bastante tiempo.

Dígalo - Por otra parte, si ya se estuviera notando que está embarazada, no tendrá otra opción más que decirle a su entrevistador que está embarazada. Podría pasar toda la entrevista sin mencionar el tema - después de todo, el empleador deberá acatar las leyes y no podrá hacerle preguntas al respecto - pero éste podría ser un enfoque surrealista que dejaría a su entrevistador repleto de dudas y de preguntas sin responder. Incluso si no se notara que está esperando un bebé, podría decidir informarle a su entrevistador sobre su embarazo durante el transcurso de la entrevista laboral. Muchas mujeres hacen ésto porque desean evitar que el empleador se enfade en el futuro o cuando descubra que están embarazadas - lo cual daría lugar a la creación de una atmósfera laboral incómoda. Ésto podría ser especialmente cierto si se tratara de una pequeña empresa o compañía en la cual los recursos fueran limitados y el empleador necesitara tiempo para planificar su licencia de maternidad. No obstante, la ley es la ley, y si usted pensara que existe una posibilidad de que un empleador no quisiera darle el puesto de trabajo sólo por estar embarazada, usted no estará obligada a informarle su estado sólo porque tema provocar un poco de tensión en el ambiente de trabajo. Otra razón por la cual algunas mujeres prefieren decirles a sus empleadores que están embarazadas es que de esta manera tendrán la oportunidad de discutir abiertamente sus planes de maternidad y los beneficios de los que gozarán antes de aceptar el nuevo puesto de trabajo.

Advertencia

El hecho de decidir si debería decirle o no decirle a su entrevistador que está embarazada es sólo la punta del iceberg cuando hablamos de búsqueda de trabajo cuando está esperando un bebé. Recuerde que también deberá tener en mente las condiciones de maternidad y el nuevo ambiente de trabajo. No olvide que aunque no pueden rehusarse a contratar a mujeres embarazadas, en algunos Estados, los empleadores están obligados a reservarle su puesto de trabajo hasta después de que haya finalizado su licencia por maternidad SI ya hubiera trabajado en dicha empresa por el plazo mínimo de un año. Asegúrese de tener todo en mente - lea nuestros consejos relacionados con las entrevistas laborales, y busque asesoramiento legal si piensa que lo necesita.

( Comentarios)
Iniciar or Registrese su comentario.

Envie su comentario

Iniciar o Registrese su comentario.
pilcas
Es muy cierto y triste lo que mencionas, la verdad es que muy poca gente habla de esto, tal vez por que consideran que cuando una mujer decide (aunque a veces no) su mundo se paraliza y no puede conseguir otro empleo o tener aspiraciones a algo más. Creo que a nivel de recursos humanos, se debería de considerer todas estas aristas porq ue la verdad es que no pasa, todos tratan de ignorarlo, me gustaría que exitirán más compañías en las que en realidad se preocupan por esto
9 months ago